¡Quiero delirar!

9 tips para hacer los chiles rellenos perfectos

  • Ver más
    alertas
Chiles rellenos perfectos

Chiles rellenos perfectos / Foto: Serious Eats

Elena Hernández

Editor

Gastrónoma insaciable, le encanta explorar la Ciudad en busca de nuevos sabores.

También conocidos como chiles capones (sin semilla ni venas, por lo que se vuelven menos picosos) son deliciosos y tienen una variedad infinita de combinaciones. Crea los tuyos o mejora las recetas que ya tengas con estos tips.

1. Los chiles. La elección más difícil es escoger qué tipo de chile vas a rellenar. Se pueden usar chiles frescos como el poblano y los verdes del norte, encurtidos en vinagre como los jalapeños o chiles secos, como los chiles anchos, pasilla oaxaqueño y chipotles.

2. Escoger los mejores. Elige los más grandes y enteros, tendrás suficiente espacio para rellenar y no se saldrá el contenido. 

3. Preparados. Corta una T a lo largo del chile, retira semillas y venas. Si son chiles frescos los puedes hervir con hierbas de olor y un chorrito de vinagre, sin sobrecocer y, si son chiles poblanos tatémalos, deja que suden y retira la piel. 

También se les puedes eliminar la piel si los fríes, como si fueran pimientos morrones.

4. Del que no pica. Si el que escogiste es picante, puedes desflemarlos para que se baje su picor. Para esto, hiérvelos por unos minutos con azúcar o piloncillo.

5. Relleno. Dependerá de tu gusto y del antojo que prefieras. 

  • Quesos: frescos, madurados o que gratinen. 
  • Carnívoro: carne de res o cerdo picada finamente o molida.
  • Del mar: sardina, atún, mariscos y camarones.
  • De la milpa: frijoles refritos, salteados de verduras o de quelites. 

 

6. Sazonado. Cocina el relleno con un poco de manteca de cerdo, acitrona perfectamente la cebolla y el ajo que lleve y, usa hierbas y especias que combinen con los sabores de tu relleno. Por supuesto, no olvides revisar el punto de sal y/o de pimienta. 

7. Capeado. Depende de la región en que te encuentres y la receta que elijas, puede ir capeado o no. Para un capeado perfecto, separa los huevos y bate las claras con una pizca de sal hasta llegar a punto de turrón, incorpora la yema y para obtener firmeza, agrega ¼ de cucharada de harina por cada huevo que uses. 

8. La Salsa. Puedes bañarlos desde lo más sencillo como con caldillo de jitomate o de frijoles, salsas frutales o picosas. 

9. Los acompañantes. No puede faltar la perfecta combinación de un buen chile relleno con arroz rojo o blanco y frijoles negros al lado, al igual que unas tortillas recién hechas.

 

Ahora que tus chiles son una gloria ¡Provecho! 

  • Ver más
    alertas

Cocinar es lo de hoy, las mejores recetas están a tu alcance.

Suscríbete

Selecciona los delirios de tu interés

Videos Recomendados