¡Quiero delirar!

Cremoso cheesecake de chocolate blanco y frutos rojos, ¡sin horno!

  • Ver más
    alertas
Cremoso cheesecake de chocolate blanco y frutos rojos, ¡sin horno!

Cremoso cheesecake de chocolate blanco y frutos rojos, ¡sin horno! / Foto: Pexels

Estefanía Garay

Editor

Amante del food styling y de todo lo que se pueda comer

Prepara este delicioso cheesecake de chocolate blanco, ¡se volverá tu favorito!
Tiempo: aprox.
Porciones: 8 aprox.

Ingredientes

  • ½ taza de azúcar
  • 2 tazas de galletas maría molidas
  • 120 gramos de mantequilla
  • 1 litro de crema para batir
  • 200 gramos de queso
  • 200 gramos de chocolate blanco
  • 1 cucharada de grenetina en polvo hidratada
  • 1 cucharada de vainilla
  • 1 taza de mermelada

Este cheesecake de chocolate blanco es muy fácil de preparar y no necesitas horno, ¿cuándo te animas a prepararlo en casa?

Puedes sustituir el chocolate blanco por chocolate de leche o amargo, las tres versiones son deliciosas.

PREPARACIÓN:

  1. MEZCLA las galletas molidas con la mantequilla derretida, coloca sobre un molde para cheesecake, deja enfriar 30 minutos.
  2. CALIENTA la crema para batir con el azúcar.
  3. AGREGA el chocolate, el queso crema y la vainilla, mueve hasta que se haya derretido el chocolate completamente.
  4. RETIRA del fuego y deja que se atempere un poco.
  5. AGREGA la grenetina a la mezcla de crema y chocolate.
  6. VIERTE sobre el molde y refrigera el cheesecake de chocolate durante 3 horas o hasta que tenga la consistencia deseada.
  7. SIRVE  el cheesecake con un poco de mermelada al gusto, mi favorita es la de frutos rojos o fresas.

cheesecake de chocolate blanco sin horno

 

7 tips para usar la grenetina correctamente

 

Este importante ingrediente se utiliza para cuajar diferentes preparaciones como las gelatinas, mousses, rellenos, gomitas, cheesecakes sin horno e incluso carlotas.

Si no sabes cómo utilizar correctamente, ¡no te preocupes! Aquí te decimos como hacerlo con estos siete consejos.

  1. Siempre se debe hidratar en agua fría y dejarla reposar por al menos 10 minutos para activarla.
  2. Para hidratarla correctamente, debes añadirla a seis veces su peso en agua. Ejemplo, para 10 gramos de grenetina utiliza 60 mililitro de agua.
  3. Antes de añadirla a cualquier preparación, es recomendable derretirla; esto lo puedes hacer en el microondas o a baño maría.
  4. Si la grenetina está muy caliente después de derretirla, déjala enfriar previo a incorporarla. Pero, si la mezcla está caliente o sobre la estufa, puede añadirla sin siquiera tener que fundirla.
  5. Para las preparaciones frías o temperatura ambiente, adiciónala en forma de hilo y batiendo de manera rigurosa para que se integre de forma pareja. De lo contrario, pueden quedar hilos de esta dentro del postre y no son nada agradables al tacto.
  6. Una vez ésta esté incorporada, refrigera la preparación para que cuaje y esté firme.
  7. En caso de que la grenetina se haya cuajado antes de que añadieras, no te preocupes, la puedes recalentar en los métodos ya mencionadas para derretirla.
  8.  

Con estos tips fáciles, tus postres siempre te quedarán perfectamente cuajados y con la textura que deseas. 

 

No olvides guardar tu contenido aquí y seguirnos en Pinterest. 

Te recomendamos: 

Cremoso cheesecake de chocolate de mesa con leche condensada, ¡sin horno!

Pay de queso y piña, ¡sin horno!

Pay de queso con leche condensada, ¡sin horno!

Cheesecake helado de mango

  • Ver más
    alertas

Cocinar es lo de hoy, las mejores recetas están a tu alcance.

Suscríbete

¡SUSCRÍBETE al mejor contenido para recibir un recetario especial!

Selecciona los delirios de tu interés

Videos Recomendados